viernes, agosto 21, 2009

Despertar deseos en la piel


Es curioso que siendo el tango una de las danzas más eróticas, su ícono más sagrado no goce a pleno de ese prestigio. Las imágenes fílmicas y fotográficas que retratan a Carlitos Gardel no sugieren ni un dejo de provocación erótica, es verdad que el Morocho cantaba el tango, no lo bailaba, pero su figura era la estampa viva del macho argentino. Todos queremos ser Gardel por la pinta y por el canto, dos claves más que suficiente para seducir a quien sea. Y no es que el francés no despertara las más ardientes de las fantasías, sin embargo en sus fotos siempre sale sonriendo bonachón, y en las escenas fogosas en las que le toco actuar nunca se sale de su postura acartonada. Ni siquiera aún cuando toma del cuello a una chica y amenaza con estrangularla, para finalmente terminar besándola, ni aún ahí se sale de su propio libreto. Les habla a las pibas con la misma sensibilidad pueblera con la que trata a su guitarrista. Quiero aclarar que esta crítica no se termina con la simple obviedad de que era mal actor. Es pícaro, inteligente, simpático, muy educado y amable, pero eso es insuficiente para seducir a las pebetas. Me dirán que era tímido, que en su época no se estilaba seducir a las cámaras, que su figura de buen tipo vendía más que la de sexsimbol, que era homosexual o tal vez uruguayo, pero ninguno de estos alegatos justifican su falta de predisposición erótica. Compartió escenas con las actrices más bellas de su tiempo, y al tipo nunca le pasaba nada, no se le escapaba ni una mirada a través del escote de Mora Maris. Mientras ella se abre como un pimpollo entre sus brazos, supuestamente alagada por las palabras del cantor, el zorzal sigue fijo y encuadrado en su estructura escénica. Me dirán que si quiero a un ídolo popular seduciendo en cámara, bien me puedo quedar con los videos de No Toca Botón, pero no, Olmedo era un tipo triste y se le notaba, quiso volar y se mató. Gardel murió volando, y además me encanta la sonrisa del muchacho. Sin embargo sé que mi reclamo es absurdo, es imposible pedirle a un inmortal despertar deseos en la piel.

1 comentario:

Ale dijo...

nosé,particularmente Gardel no me produce nada (en un sentido érotico) Pero una buena voz, una mirada profunda... creo que enciende eso.
Tampoco se necesita tannto para seducir una chica. Justamente, porque esas cosas son, cuando se dan, una cuestion de piel.