jueves, enero 18, 2007

El bicho

Es verano y de noche. Estoy leyendo. Mi ventana está abierta. El bicho entra de golpe, errabundo, con los sentidos turbados por la luz y el blanco de las paredes. En un mal intento de aterrizar viene sobre mí. Trato de esquivarlo. Es porfiado y asqueroso. Su incordia se hace salvajemente inmunda. Golpea una y otra vez contra las paredes y vuelve cebado en su injuria.

En la desesperación pienso: “con un libro entre las manos no voy a poder defenderme”. Sin embargo, y ante el ataque, uso el ejemplar como escudo. El bicho golpea contra la tapa dura del encuadernado y va a revolcarse sobre la cama. Está algo aturdido. Aprovecho su atolondramiento para propinarle un golpe con la punta de mi derecho dedo índice, que hace de catapulta con punto de apoyo en el pulgar, como si le diera a una bolita “ ojito de perdiz”.
Tras el impulso el insecto despega de la cama y vuela sobre los cerros de ropa sucia. Termina aterrizando sobre una mesa. Ha quedado ahora boca arriba, indefenso y vencido. Jamás podrá darse vuelta. Sé que así jamás volverá a molestarme con su incomoda existencia. Allí quedará hasta que la muerte lo venga a buscar. Pero me da algo de pena alargar su agonía. Una pena extraña y maliciosa. Entonces me deshago del libro de tapa dura. Cambio de arma. Voy en busca del deshilachado ejemplar de “Facundo” y... PLAFF!!!... le doy con toda la civilización encima. Muerte bárbara si las hay.


Nota: En 1856 Sarmiento era Inspector general de escuelas. Llegó a un establecimiento y comprobó que los alumnos eran buenos en geografía, historia y matemáticas pero flojos en gramática y se lo hizo saber al maestro. Este asombrado le dijo, no creo que sean importantes los signos de puntuación. –Que no! Le dare un ejemplo. Tomó una tiza y escribió en el pizarron: "El maestro dice, el inspector es un ignorante". -Yo nunca diría eso de usted, señor Sarmiento. –Pues yo si, dijo tomando una tiza y cambiando de lugar la coma. La frase quedó así: "El maestro, dice el inspector, es un ignorante."

Fuente de Nota: www.elhistoriador.com.ar

No hay comentarios.: