viernes, agosto 11, 2006

Tres ejemplos
1) Algunos curanderos pestilentes recomiendan cataplasmas de barro para curar empachos y remordimientos. A pesar de lo irrisorio de los estos procedimientos curativos nadie duda de su efectividad. No obstante la ciencia avanza y nos deja patitiesos a cada rato con sus felices descubrimientos.

2) Señoras gordas y obscenas se pagan el puchero adivinando el futuro de endemoniados conductores de colectivos. Seres extraños, que entre quejidos y sollozos se dejan engatusar en renegridos cubículos astrológicos. Mientras tanto en el cielo un satélite fotografía la fosa cloacal que va desde sus inodoros hasta el río Desaguadero.

3)En la plaza de un pueblo un abuelo llantéa por su memoria tratando de enlazar recuerdos de carnavales y revoluciones. A la misma hora que estudios estadísticos lo borran de su población universo, por considerar su existencia un tanto irrelevante para establecer la línea de pobreza.

Tres ejemplos de la ocasional trasgresión que significa para el universo un poco de sobriedad. Si se te canta, y con algo de suerte, un buen augurio puede profesar la mejor de las predicciones. Lo que no significa que tengan fe en vos o en tus recursos sobrenaturales, en fin, no sólo los caladores de sandía se pueden llevar un buen chasco sobre el mismo filo de sus cuchillos... es para pensarlo.

No hay comentarios.: