jueves, junio 29, 2006

Los Regalos del Azar

"De chico me aburrían los deportes. Me aburrían los juegos de mesa y los metegoles. Me aburrían las historietas y mis vecinas. Me aburrían los domingos sin colegio y me aburría en el colegio. Pero en las tardes y después de las tareas me divertían las enciclopedias. Les robaba el juego de Generala a mis tías y jugaba. Tiraba los dados, con ellos armaba un número, buscaba la página correspondiente y leía el significado de las palabras que el azar me regalaba. Jamás me aburrieron los significados del azar. Todavía me sorprende esa loca encrucijada".
A.C.

Cada cuatro años todos estamos “así” de imbuidos por el mundial de fútbol. Hasta los intelectuales argentinos piensan que por esos días no se puede hablar ni pensar en nada que no sea fútbol. Haciéndonos eco de ese mismo “ergo-bombo” nos preguntamos: ¿Por qué beben tanta cerveza los alemanes y son tan respetados? Alemania. Siempre fija para campeón y rival casi segura. Nación, nido y fragua de la filosofía occidental. Y paremos aquí de contar. Buscando una respuesta azarosa tiré los dados de la Generala y me salió un triple seis. Recurrí entonces al “Diccionario del Diablo” de Ambrose Bierce y encontré el significado del verbo “beber”. Miren lo que dice sobre las naciones poderosas y la costumbre de emborracharse.

Beber, v. t. e. i. Echar un trago, ponerse en curda, chupar, empinar el codo, mamarse, embriagarse. El individuo que se da a la bebida es mal visto, pero las naciones bebedoras ocupan la vanguardia de la civilización y el poder. Enfrentados con los cristianos, que beben mucho, los abstemios mahometanos se derrumban como el pasto frente a la guadaña. En la India cien mil británicos comedores de carne y chupadores de brandy con soda subyugan a doscientos cincuenta millones de abstemios vegetarianos de la misma raza aria. ¡Y con cuánta gallardía el norteamericano bebedor de whisky desalojó al moderado español de sus posesiones! Desde la época en que los piratas nórdicos asolaron las costas de Europa occidental y durmieron, borrachos, en cada puerto conquistado, ha sido lo mismo: en todas partes las naciones que toman demasiado pelean bien, aunque no las acompañe la justicia.

Si sumamos el poder deportivo, comercial y mafioso que envuelve a la organización del mundial de fútbol, las probabilidades dan campeón a Alemania. Mañana Argentina enfrenta al favorito. Esperemos que en este tiro de Generala el azar nos regale el significante del significado: “ganar de puro prepo”.

No hay comentarios.: